Justos, pecadores, androides y sospechosos inhabituales. Transgresiones del género negro

Esta edición de Bruma Negra la cerramos con una mesa en la que trataremos sobre nuevas maneras de hacer novela negra (o policiaca, o criminal o lo que sea), esa que se aparta de los convencionalismos más rígidos como, por otra parte, ya hicieron en su día clásicos como Donald Westlake -creador de John Archibald Dortmunder, el delincuente más torpe que podamos recordar en la historia del género- o Stuart Kaminsky, quien tuvo el buen gusto de aderezar las historias protagonizadas por Toby Peters con la presencia de personajes de carne y hueso como Errol Flynn, Joe Louis, Peter Lorre o los mismísimos hermanos Marx. Por no hablar de las licencias que se permitió un tal Vernon Sullivan -por algunos conocido como Boris Vian- en estado de gracia cuando desarrolló novelas como Que se mueran los feos o Con las mujeres no hay manera.

¿O qué me dicen de aquella genialidad de No pretendas saber más, del igualmente genial Marc Behm? Sí, aquella en que una mujer se dedica a recoger almas para Lucifer mientras un doctor está encantado con el Picador, asesino en serie que le envía mujeres estupendas a su mesa de disección. O ese Efisio Marini, médico embalsamador que tendrá que investigar la muerte de una feligresa asesinada con una hostia. De las consagradas, no de las otras, y en un pueblo sardo en el que se da la peculiaridad de que, cada vez que nace alguien, se produce la muerte de otra persona por aquello de mantener el equilibrio demográfico.

Para ello tendremos a cuatro autores que no han dudado en recurrir a vengativos protagonistas de la tercera edad -se comienza protestando por la congelación de las pensiones y algunos terminan convirtiéndose en máquinas de matar-, ubicar a una banda de delincuentes en plenas fiestas patronales de Basauri -con lo que eso conlleva de zurracapote, “deportes” tradicionales o vuelo sin motor del símbolo de las fiestas-, crear una figura nueva que puede ser básica en el futuro, la temible “androide fatale” o convertir una apacible jornada escolar de padres -sí, ese acto diabólico en el que los progenitores van a hablar de sus profesiones a los niños- en un auténtico crimen de habitación cerrada.

Los autores convocados son:

Jon Arretxe

Jon Arretxe (Basauri, 1963), es doctor en Filología Vasca, licenciado en Educación Física y ha completado, en los conservatorios de Bilbao y Vitoria, sus estudios de piano y canto. Este polifacético y exitoso autor tiene la creación literaria por oficio, pero también ofrece conferencias sobre sus libros o viajes, y además canta ópera, siendo integrante de los coros de ópera de Bilbao y Pamplona.

Desde la publicación de su primera obra, en 1991, su producción  combina principalmente la literatura de viaje y la novela negra. Autor de la serie protagonizada por el inmigrante y detective Touré e integrada, de momento, por 19 cámaras, 612 euros, Sombras de la nada,Juegos de cloaca y Piel de topo (todas ellas editadas por Erein). Su última novela es La banda de Arruti.

Marina Sanmartín. Foto: Luis Gaspar

Marina Sanmartín nace en Valencia, en 1977, y es periodista. En 2009 publicó el libro de relatos La vida después y en 2012 su primera novela, La clave está en Turgueniev, en la que ya se cometía un crimen. Las dos siguientes, El amor que nos vuelve malvados (2014) e Informe sobre la víctima (2016) se publicaron ya en Principal de los Libros. El jardín de los sospechosos es su cuarta novela. Actualmente, después de más de siete años desempeñando puestos de responsabilidad en distintas librerías y cinco como miembro del equipo de comunicación de una gran superficie cultural, Sanmartín avanza en su carrera como novelista compaginándola con la comunicación editorial y la colaboración en distintos medios, entre ellos el ABC Cultural, donde escribe sobre novela negra, su especialidad.

Carlos Bassas del Rey

Carlos Bassas del Rey (Barcelona, 1974) es doctor en Periodismo, profesión de la que escapó a tiempo. En la actualidad sobrevive como juntaletras de fortuna, labor que equilibra con la docencia y la dirección de Pamplona Negra. Ha escrito cortos, documentales, largometrajes, videoclips, spots y ha impartido numerosos cursos relacionados con el mundo audiovisual. En 2007 fue galardonado con el Premio Plácido al Mejor Guión de Largometraje de Género Negro en el IX Festival Internacional de Cine Negro de Manresa, y en 2009 fue coordinador editorial del libro Tasio 25. En 2012 publicó su primera novela,Aki y el misterio de los cerezos (Toro Mítico) y ganó el Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona con El honor es una mortaja (Tapa Negra). En 2015 llegó Siempre pagan los mismos (Alrevés), segundo caso del inspector Corominas, y una nueva entrega de su saga japonesa titulada Aki Monogatari. El misterio de la Gruta Amarilla (Quaterni). A lo largo de 2016 ha publicado el libro de poemas Mujyōkan (Quaterni), una novela corta titulada «La puerta Sakurada» dentro del volumen El hombre sin nombre (Ronin Literario) un relato breve para el recopilatorio 24. Relatos navarros (Pamiela) y la tercera protagonizada por el inspector Corominas, Mal trago (Alrevés). Su última novela publicada es Justo (Alrevés).

Juan Ignacio Montiano

Juan Ignacio Montiano nació en Bilbao en 1961 pero como uno es de donde pasa su niñez, él es de Arrasate-Mondragón. Este escritor es también pediatra, como mister Hyde, que también era médico. Ha publicado las siguientes novelas: El cadáver de Porqueriza (1995),Zaino (1997, traducida al alemán), Los vagabundos (2004), El fabricante de dragones (2005),Dragoigileak (2005), Todo vale (2010), Ajustes en la alcaldía (2013), El Astado: vuelve la bestia(2014), Prohibido entretener (2014) y ¿Sueñan los humanos con androides cariñosos? (2018).

Casa de Cultura (Goñi Portal) de Plentzia. Sábado 23 de junio, 19.15

Anuncios

LAS CIEN NOVELAS NEGRAS DE CALIBRE .38 (UNA EXPOSICIÓN DE BRUMA NEGRA PLENTZIA 2018)

Como si fueran Diez Negritos, pero a lo bestia.

Cualquier lista de las mejores novelas de un género determinado generará –si se nos permite la cacofonía- una cierta controversia entre sus adeptos, pero más aún cuando hablamos del género negro, en el que pueden llegar a provocar violentas discusiones y balaceras sangrientas entre los aficionados al crimen de ficción. Los británicos, siempre tan excelentes creadores de ideas –con una medicina crearon el gintonic, lo cual es inigualable– utilizan el término “Mystery & Crime” para agrupar escritores cuyas obras ostentan, por necesidad, distintas tonalidades del color negro criminal. Tonalidades diversas que también ostentaban aquellas novelas editadas a partir de 1945 en Gallimard en una colección que por algo se llamó “Serie Noire”, gracias a la agudeza premonitoria de aquellos editores de lujo como Camus o Sartre, de quien propuso el nombre –Jacques Prevert– y de la mujer responsable del diseño artístico de la colección, Germaine Duhamel. La “Serie Negra” otorgaba a todas ellas una uniformidad –y quién sabe si una coartada también– sin permiso que se sepa de los autores, ya fallecidos muchos de ellos en el año de estreno de la colección.

Escritores ha habido comprometidos con el mismo empeño, como H. R. F. Keating –autor de la serie protagonizada por el detective inspector Ghote de la policía de Bombay– que publicaron sus “100 best Mystery & Crime Novels”. Fue en 1987, hace más de 30 años, y su propuesta dedicaba especial atención a las novelas de la “Golden Age”, un empeño también abordado por el escritor británico Martin Edwards en 2017 con su “The story of Classic Crime in 100 Books”, también focalizada en la misma época dorada.

La revista Calibre .38, colaboradora de los Encuentros sobre cine y novela negra Bruma Negra de Plentzia desde que el inicio de su segunda época –la primera arrancó en 1992, cuando únicamente la Semana Negra de Gijón se había comprometido con el género negro–, no quería ser menos y se ha esmerado en recorrer la historia de la novela negra –¿policial? ¿criminal?– para ofrecer una visión que tal vez agrade a todos los paladares criminales –aunque seguro que no lo hace–, desde propuestas de escritores a los que el lector pocas veces asocia con el género negro, novelas anónimas, clásicos de la “edad dorada” de la novela policial con Agatha Christie a la cabeza y otros clásicos de la novela negra y del hardboiled, y dar forma así a una exposición ilustrada que por su volumen se presentará en su primera parte en Bruma Negra 2018 y tendrá una segunda entrega en 2019. Tarea exigente como los trabajos de Hércules –que debieran ser en este los de Hércules Poirot, con permiso de doña Agatha– para la cual ha sido necesario establecer unos principios. En primer lugar, la dolorosa decisión de pedir autorización a E. A. Poe y a su detective Auguste Dupin para excluir sus relatos fundacionales del género negro por no ostentar la condición de novela o cuando menos no haber sido publicados bajo un título unitario como con habilidad editorial hizo G. K. Chesterton con “El candor del padre Brown”, una paradoja en quien criticó a editores pero a la vez profesó el relato policial como la quintaesencia del género. Otra de las “exigencias del guion” fue la de establecer un límite de novelas por autor –nunca más de tres–, límite alcanzado por el maestro Raymond Chandler. Finalmente, que en el caso de una obra de autoría anónima – nos referimos a “El misterio de Notting Hill”– se respetara la firma con la que se publica en la actualidad con la única finalidad de facilitar su compra por el lector, pero con inmenso dolor del comisario Barasorda, quien no ha dudado en atribuirla públicamente a una mujer –Catherine Crowe- y no al autor que aparece en su portada.

La lista propuesta pretende ser una guía para quienes se acercan al género, y especialmente para quienes se acerquen a la Casa de Cultura de Plentzia para acompañarnos en los Encuentros Bruma Negra. El formato de la exposición, diseñado artísticamente por Josevi Blender –responsable del blog especializado Todo Negro– nos permite reconocer al autor y la portada original de la novela, así como alguna de las muchas con las que el lector las puede encontrar a la venta actualmente. No faltan las referencias a películas inolvidables de las que el aficionado ha olvidado que tienen un guion adaptado de novelas del género negro no identificado en muchas ocasiones (como el seudónimo de Francis Iles utilizado por el británico Anthony Berkeley Cox creador de la novela que el inefable Alfred Hitchcock convirtió en “Sospecha”).

El visitante de la Exposición encontrara en Bruma Negra Plentzia un recorrido por la historia del género que se completara en Bruma Negra 2019 con las novelas aparecidas a partir de 1960. Este recorrido, como sucedió el año pasado con la exposición de “Pulps y género negro” que viajo a Pamplona Negra y a Vilassar de Noir, podrá viajar por los Festivales que lo deseen, que por algo Calibre .38 y Bruma Negra sabemos que somos una comunidad amplia y amiga de debates y actividades culturales en la misma medida que lectores del genero siempre deseosos de encontrar sorpresas y grandes novelas tanto en las novedades editoriales como en las joyas del pasado que muchas editoriales (Alba, Impedimenta, Ardicia, D’Epoca, Siruela y otras que no quisiéramos olvidar) siguen recuperando.

A las editoriales, a los lectores, a los amigos de otros Festivales y las entidades que los apoyan y por supuesto a todo el equipo de Calibre .38, al ayuntamiento de Plentzia y a Josevi Blender como responsable del diseño artístico le damos las gracias. Y a todos los autores recogidos en esta exposición así como a los muchos que no lo están por falta de espacio pero que nos hicieron disfrutar de un género que nos atrapa y que está más vivo que nunca. Recordar a quienes se fueron y de quienes atesoramos viejas novelas en nuevas reediciones y en tesoros encontrados en librerías de viejo en muchas otras, porque nos han regalado horas de placer lector impagables.

Y las que aún nos restan por disfrutar.

Ricardo Bosque (director de Calibre .38)

Juan Mari Barasorda (Coordinador de los Encuentros Bruma Negra de Plentzia)

Casa de la Cultura (Goñi Portal) de Plentzia, 18 a 24 de junio de 2018

 

Mesa redonda: Fronteras negras, en los límites de un género

En el océano del género negro surcado por una pléyade de navíos comandados por escritoras y escritores con con narrativas literarias diversas confluyen mil mares diversos. Hardboiled, novela de detectives, novela procedural, thriller… En todos ellos el lector ha encontrado lecturas felices y en todos ellos el escritor que los ha navegado ha encontrado miles de seguidores que han constituido flotas y armadas que han engrosado con el paso de los años. Las aguas de estos mares cambian de color, en el mar de la novela negra hay escritores que afrontan sin temor abordar este género literario desde orillas diversas. La Bruma Negra de los Encuentros sobre género negro de Plentzia favorece también el acercamiento de estas propuestas literarias que ofrecen al lector singladuras literarias igual de sugerentes que aquellas más respetuosas con el canon nunca escrito de este océano singular.

La novela histórica y los escritores que la escriben han ofrecido, sin ir más lejos, obras inolvidables. “El nombre de la rosa” es un ejemplo. Escritores apasionados con la historia han recreado épocas del pasado escribiendo investigaciones o dando a luz detectives y criminales en épocas en las que la “mirada en negro” a la sociedad que describen hacen merecedora a esa historia del calificativo de novela negra. Si la época victoriana supuso con Sherlock Holmes el nacimiento de la novela de detectives, esa misma época, en otro país y con otro detective, ha sido el guion seguido por un escritor apasionado por la historia. Javier Alonso García Pozuelo, en “La cajita de rape”, nos invita a un viaje en el tiempo a aquella era victoriana pero transmutada en el Madrid isabelino de conjuras políticas y del nacimiento de una fuerza policial todavía balbuceante en la que el inspector Benítez hereda de Lestrade -el inspector de Scotland Yard- la profesión y de Holmes su poder deductivo. Es, a la vez, fiel reflejo de una época de la historia y un ejercicio de investigación policial que poco tiene que ver con los procedurales que con diversos cuerpos policiales encontramos en la actualidad.

También Alfonso del Río nos sumerge en la historia de un Bilbao olvidado y recordado por su cercanía temporal en aquel 1983 de infausto recuerdo en el que una lluvia torrencial cubrió la fiesta de lodo y un Berlín en 1941 que nos traslada al género de espías posbélico que tan grandes novelas nos ha legado. “La ciudad de la lluvia” nos habla de sentimientos que unen, como a toda una afición el Athletic, nos invita a descubrir un enigma y es, en definitiva, un thriller poliédrico de impecable factura.

No han sido pocos los periodistas en la sociedad a la que interrogan a diario. Gore Vidal, tan gran periodista como excelente novelista, heredo de Wilde la mordacidad para crear, bajo el seudónimo de Edgar Box tres novelas de detectives. Y de periodistas detectives podríamos hablar páginas. Alex Oviedo y Elena Sierra son practicantes y conocedores del periodismo cultural como pocos y han creado una novela que habla de periodismo cultural con dos periodistas, mujer y hombre, que se convierten en detectives sin desearlo, en una novela, “El hacedor de titulares”, que ofrece mordacidad y critica de algunos tics de la sociedad actual a partes iguales .

El último invitado de esta mesa tan anticanónica es, curiosamente, el escritor bilbaíno más representativo de la novela negra. Javier Abasolo nunca ha tenido temor a viajar al pasado como en “Hollywood-Bilbao” o en “Una decisión peligrosa”, pero en su última novela, “Asesinos inocentes”, nos presenta a un abogado que hereda la profesión del californiano Perry Mason de Erle Stanley Gardner o del mordaz inglés “Horace Rampole, abogado” de John Mortimer, creando una historia negra muy alejada del multiventas thriller legal para describir una vez más mas a ese Bilbao tan reconocible en sus barrios y en sus personajes que tantas veces nos ha permitido recorrer con Goiko.

Casa de Cultura (Goñi Portal) de Plentzia. Sábado 23 de junio, 12.15

VI Encuentros Bruma Negra 2018. Cartel y programa

Lugar de celebración: La Casa de Cultura (Goñi Portal), sede de la Exposicion Novelas negras para la historia / Eleberri Beltzak Historian (18 a 24 de junio).

 

PROGRAMA

Jueves 21 de junio

19.00 Inauguración Bruma Negra 2018

19.15 Lección inaugural: El lector de huesos en Plentzia. Imparte la lección inaugural el antropólogo forense y doctor de la EHU-UPV Francisco Etxebarria acompañado por Dani Álvarez, periodista ETB.

 

Viernes 22 de junio

18.00 Mesa redonda: Costas negras. Noelia Lorenzo Pino (Corazones negros), Aritza Bergara (Sueños ahogados), Adrián Martín Ceregido (El peso de la ira) y Javier Sagastiberri (Un dios ciego).

Modera: José Manuel López Marañón

19.15 Mesa Redonda: Ciudades negras. Juan Infante (Atrapado), Salvador Robles (Aurora en la oscuridad), Anton Arriola (El caso Newton) y Fernando García Pañeda (Todos tus nombres).

Modera: Javier Abasolo

 

Sábado 23 de junio

11.00 Mesa redonda: Crímenes de película y crímenes en serie: atrapando al espectador. Francisco J. Ortiz (colaborador de Calibre .38, codirector de Mayo Negro y coautor de “Hasta donde el cine nos lleve” junto a Jesús Lens), Josevi Blender (diseñador gráfico, redactor en Moon Magazine y responsable del blog Todo Negro) y Noemí Pastor (colaboradora de Calibre .38 e integrante del blog Zinefilaz).

12.15 Mesa redonda: Fronteras negras, en los límites de un género. Javier Abasolo (Asesinos inocentes), Javier Alonso García-Pozuelo (La cajita de rape), Alex Oviedo y Elena Sierra (El hacedor de titulares) y Alfonso del Río (La ciudad de la lluvia).

Modera: Juan Mari Barasorda

18.00 Interrogatorio criminal: de Gijón 1988 a Plentzia 2018. El escritor José Luis Muñoz será interrogado por Jokin Ibáñez (colaborador de Calibre .38).

Gran aficionado a los viajes y al cine, José Luis Muñoz es autor de más de cuarenta obras de diversos géneros, habiendo sido traducido al francés, italiano, checo y búlgaro. En su haber cuenta con decenas de premios, entre ellos el Tigre Juan y el Azorín (ambos en 1985), el Sonrisa Vertical (1990), el Café Gijón (2001), Francisco García Pavón de novela policíaca (2004), Camilo José Cela (2007), Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona (2010), Ignacio Aldecoa (2013) o Diputación de Córdoba (2015). Algunas de sus novelas son El cadáver bajo el jardín, Pubis de vello rojo, Lluvia de níquel, La caraqueña del maní, La frontera sur, Cazadores en la nieve, El rastro del lobo

19.15 Mesa redonda: Justos, pecadores, androides y sospechosos inhabituales. Transgresiones del género negro. Jon Arretxe (La banda de Arruti), Carlos Bassas del Rey (Justo), Juan Ignacio Montiano (¿Sueñan los humanos con androides cariñosos?) y Marina Sanmartín (El jardín de los sospechosos).

Modera: Ricardo Bosque

 

Entrega del Premio BRUMA NEGRA 2018 por el alcalde de Plentzia a José Luis Muñoz

Entrega de los Premios del VI Concurso de Relatos Cortos BRUMA NEGRA (euskera y castellano)

CLAUSURA de los VI Encuentros BRUMA NEGRA

 

Descarga gratis el libro con los cinco relatos finalistas de Bruma Negra 2017

307 relatos recibidos, un 27 % más que en la edición anterior, a la caza y captura de 300 euros. Cinco jurados implacables (Juan Mari Barasorda, Laura Balagué, Noemí Pastor, Cristina García Ferry y Ricardo Bosque), cinco relatos seleccionados entre los que resultó muy difícil elegir, un ganador y cuatro seleccionados para publicar en este libro en formato pdf que puedes descargar de forma gratuita con un solo clic de ratón.

Lo tienes aquí: Relatos Bruma Negra 2017

Esperamos que los disfrutes.

Lanbro Beltza IV. nazioarteko ipuin-lehiaketa Euskarazko modalitatea

Plentziako Udalak antolatutako Lanbro Beltza V. Nazioarteko ipuin-lehiaketako euskarazko modalitatearen epaileek, hau da, David Crestelo eta Joseba Lozano jaunek, epaimahaiburua Noemí Pastor andrea delarik, erabaki dute aurtengo sariaren irabazlea Oscar Azkona Garcia dela, ezizenez Kalaportuko Itsaslapurra, “Nobel saridun baten erailketa” ipuinagatik.

Plentzian, 2017ko ekainaren 24an

V Concurso Internacional de Relato Bruma Negra (modalidad en castellano). Fallo del jurado

El jurado del V Concurso Internacional de Relato Bruma Negra (modalidad castellano) convocado por el Ayuntamiento de la Villa de Plentzia, compuesto por Juan Mari Barasorda, Noemí Pastor, Cristina García Ferry, Laura Balagué y Ricardo Bosque, este último en condición de presidente del mismo, ha decidido otorgar el primer premio a María Clara Rueda por su relato “Marcos es un hombre bueno”, presentado con el seudónimo R. Gris. Los otros cuatro autores y relatos finalistas han sido (por orden de votos obtenidos):

 

“As de picas”, de Ernesto Tubía Landeras

“Paciencia”, de Santiago Eximeno Hernampérez

“Volver a empezar”, de Jesús Zaplana García

“Zapatos”, de Israel López Escudero

 

En Plentzia (Bizkaia), a 24 de junio de 2017

Crimen y actualidad en Bruma Negra

Crimen y actualidad son dos términos indisolublemente unidos desde los principios del género criminal, allá por el siglo XIX, con un tal Poe (periodista antes que escritor) ficcionando un caso real como fue el asesinato de una joven cerillera neoyorquina llamada Mary Cecilia Rogers.

O con un agente operativo de la mítica agencia de detectives Pinkerton que, en cuanto dejó de serlo y decidió ponerse a escribir, se inventó un Agente de la Continental que bebía de sus propias experiencias y que llegó a protagonizar un total de 28 relatos y dos novelas fundacionales del género negro: Cosecha roja y La maldición de los Dain.

Por no hablar de la clara influencia de la realidad en el neopolar francés, con un Daeninckx inspirándose en la masacre de París de 1961 para sus Asesinatos archivados o un Manchette que toma como modelo el secuestro y asesinato de un político marroquí por parte, presuntamente, de los servicios secretos franceses, para desarrollar El caso N’Gustro.

Tres ejemplos, pero hay muchos más de hechos reales que han inspirado o servido de apoyo (más o menos veladamente) para novelas o películas: marqueses asesinados, atracadores de bancos, maestros de artes marciales claramente desequilibrados, delincuentes habituales que se hacen los reyes de la gran pantalla en el cine quinqui de los ochenta, mafiosos que pasan del romanticismo de los Corleone a los mucho más zafios del clan savastano de Gomorra…

De todo esto y mucho más hablaremos en Plentzia el sábado 24 de junio como cierre de los V Encuentros de Género Negro Bruma Negra, y lo haremos con cuatro grandes conocedores del tema:

Carlos Bassas. Escritor, autor de la serie protagonizada por Herodoto Corominas: El honor es una mortaja (Premio de Novela Negra Ciudad de Carmona), Siempre pagan los mismos y Mal trago) doctor en Periodismo (profesión de la que dice que escapó a tiempo), guionista y colaborador en el programa de Euskal Telebista “El lector de huesos”, con Paco Etxeberria y Dani Álvarez.

Txani Rodríguez. Escritora y periodista, colabora con numerosos medio de comunicación y suplementos culturales. Ha publicado tanto cuento, como novela y cómic. Imparte clases de escritura creativa en la Universidad de Deusto y de narrativa y escritura creativa en la Asociación Literaria ALEA de Bilbao. En 2016, impartió un curso de narrativa en la Escuela de Escritura de Barcelona. Forma parte del programa Pompas de papel, que se emite en Radio Euskadi.

Juan M. Velázquez. Donostiarra, autor de tres excelentes novelas como son Hombres sin suerte, Algo que nunca debió pasar y Algunos me llaman El Rubio. Si en las dos anteriores había toques de realidad, en esta última se tira de cabeza a la piscina para novelar la vida de José Juan Martínez Gómez , con una larga carrera delictiva pero que saltó a la fama por ser el cabecilla del atraco al Banco Central de Barcelona en 1981.

Mariano Sánchez Soler. Periodista y escritor, autor de novelas como Lejos de Orán, Nuestra propia sangre (XII Premio Francisco García pavón de Narrativa) o El asesinato de los marqueses de Urbina (Premio L’H Confidencial). Estudioso de la transición política española a la que ha dedicado unos cuantos trabajos y ensayista de temas cinematográficos y literarios, desde el año 2000 imparte cursos de creación literaria, novela negra, guion cinematográfico y periodismo de investigación, siendo además codirector del festival Mayo Negro realizado en la Universidad de Alicante desde hace trece años.

 

 

¿Se comió alguna vez Dashiell Hammett un huevo duro? El ”hard boiled” estará presente en Bruma Negra 2017

El New York Times de agosto de 1935 dedico un artículo a los escritores hard boiled, poniendo a la cabeza de esta hard boiled school a Dashiell Hammett. Incluso la Enciclopedia Británica atribuye a Hammett la creación de esta escuela literaria con su relato Papel cazamoscas publicado en Black Mask en 1929. Guiándonos por la madre de las enciclopedias, fue el exagente de la agencia Pinkerton quien, gracias a los pulps magazines, creó un género en el que combinaba sus experiencias personales con el realismo de la escuela de Hemingway y Dos Passos. Sin embargo, los lectores de Black Mask habían tenido ocasión de leer en mayo de 1923 Three Gun Terry, una historia protagonizada por el detective Race Williams y escrita por el escritor Carroll John Daly. Race Williams fue el prototipo del detective hard boiled y Mickey Spyllane reconoció que fue su modelo para la creación de Mike Hammer, mientras que E. S. Gardner le consideró como el “incomparable” hard boiled, bone-crushing (“durísimo”) y fast- shotting (“de gatillo fácil”). Daly fue arrebatado a Black Mask por Dime Detective a golpe de talonario.

Escuela de escritores hard boiled, detectives hard boiled… y ¿por qué hard boiled? Hard boiled había sido usado en los periódicos de la época en relación a un estereotipo: brutalidad. El mismo New York Times en 1919 llevaba a los lectores el caso contra Hard boiled Smith, un sargento del ejército que trataba con brutalidad a los reclutas (¿alguien se acuerda de La chaqueta metálica?). Inmediatamente el término se aplicó a las bandas de matones que poblaban las calles de las grandes ciudades, los hoodlums. Fue precisamente el crecimiento de las ciudades, la inmigración, la mano de obra pagada con salarios míseros, el caldo de cultivo que creo un submundo criminal en el que el término hard boiled se aplicaba a quien tenía la “dureza” y “valor” para sobrevivir en ese submundo.

Un best seller de 1924 fue Beggars of life (A Hobo autobiography), un relato periodístico escrito por Jim Tully describiendo la vida de los “sin techo” en las comunidades que creaban fuera de las ciudades y que ellos llamaban “junglas”, su lucha por la supervivencia y su continuo enfrentamiento con la policía. Allan Pinkerton, el creador de la agencia de detectives en la que trabajo Hammett, fue el primero en describir este mundo criminal, y fueron estos relatos periodísticos los que comenzaron a ser conocidos como hard boiled fiction. Daly, Hammett o Chandler –a quien también se atribuye la creación del género hard boiled– no fueron sino los escritores que supieron acercar el crimen novelado en historias de detectives que transcurrían en mansiones y en el que el criminal y detective se enfrentaban en duelos intelectuales para llevarlos a las peligrosas calles de la ciudad y sus suburbios . Como dijo Chandler “Hammet extrajo el crimen del jarrón veneciano y lo depositó en el callejón”. Los pulps magazines fueron el vehículo de aquella apuesta por el realismo y generaciones de lectores las que han mantenido la supervivencia del género durante décadas.

En Bruma Negra Plentzia 2017 los visitantes podrán conocer aquellos pulps magazines y su historia en la exposición (“Pulps Fiction. Las portadas del crimen”) que ofrece la casa de cultura de Plentzia (Goñi portal, en el casco viejo de la villa, del 19 al 24 de junio) y, además, el sábado 24, antes de la hora del coctel noir, la mesa “Nacimiento del hard boiled (novela, cine y cómic) en la América de los años 30 y 40″, con un debate a tres bandas entre miembros de la Revista Calibre .38. El recorrido por los autores, detectives, comics y films que se crearon al amparo de una época. El debate-exposición correrá a cargo de:

Jokin Ibáñez. Aficionado a la novela negra desde que fue detenido, durante el pasado siglo, en Sopelana (Bizkaia) por el Agente de la Continental, al que no quiso decir su nombre. Jokin es una de las personas que con mayor y mejor criterio puede guiar un recorrido por el género hard boiled.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros. Colaborador del periódico granadino IDEAL, viajero, crítico literario, escritor y cuentista. Coautor del libro Hasta donde el cine nos lleve (Viajes y escenarios de película) junto a Francisco J. Ortiz. También es autor de Cineasta blanco, corazón negro y director del festival Granada Noir.

Francisco J. Ortiz. Profesor de Lengua y Literatura y crítico especializado en cine, cómic y literatura de género. Autor junto a Jesús Lens del libro Hasta donde el cine nos lleve (Viajes y escenarios de película), es responsable del blog cultural Abandonad toda esperanza y codirector del festival Mayo Negro de Alicante.