Tercer reporte: renace Bruma Negra (2015)

Por Juan Mari Barasorda

El editor jefe de la Revista Digital Calibre .38 insta al reportero aficionado a averiguar lo que van a deparar los III Encuentros sobre Genero Negro Bruma Negra 2015. El reportero opta por usar la “facultad de la imaginación” para realizar una ficticia entrevista con la innominada y secreta organización de los encuentros. Con la imaginación toma el cuaderno de notas y acude al puerto de Plentzia casi al amanecer en busca de alguna información con la que elaborar el reportaje. Al llegar ve una escena que le emociona: un cormorán ha llegado con el alba y se sumerge durante minutos que parecen eternos reapareciendo con un pescado en su boca. Hipnotiza adivinar su buceo rápido, invisible. Y más aún, su inesperada aparición con su trofeo. Triunfante.

-Pues algo así puede ser Bruma Negra.

El que ha hablado es un viejo marino que está pescando y que a lo que se ve ha tenido menos suerte que el ágil cormorán. El reportero se sorprende de que el viejo le haya adivinado el pensamiento, pero ve una ocasión de conseguir información.

-¡Egun on! ¿Pero usted sabe algo de Bruma Negra?

-¡Egun on! Algo se oye por el pueblo. Muchos viejos de la villa nos acordamos de los años 1992 y 1993. Vino mucha gente. Los mejores. En Plentzia siempre hemos sido ambiciosos, que hasta levantamos un Casino, el Aurrera, en 1900. Aquí estuvieron Vázquez Montalbán y González Ledesma y Juan Madrid y Andreu Martin, que se enamoró de la villa. Y hasta unos americanos…

-Sí, eso ya lo sabía -el reportero ve una oportunidad para hacer su reportaje y no puede desaprovecharla-. Pero después de tantos años de ausencia y con tantos festivales de novela negra por todas partes, me pregunto qué puede ofrecer una villa pequeña y marinera a los aficionados a la novela negra.

-Pues como me decía otro pescador aquí mismo el otro día que algo sabía de Bruma Negra, mucho -responde el viejo marino, que se olvida del cormorán y hasta de sus cañas y se sienta en un banco de madera junto al reportero-. El Ayuntamiento de Plentzia se ha decidido a apoyar un evento cultural como no hay otro en toda Bizkaia ni en toda Euskadi en la actualidad. Bueno, ni en la actualidad ni desde hace 22 años, y eso que entonces fuimos el mejor festival de género negro después de Gijón. Casi nada.

BRUMA NEGRA BILBAO

El marino se está emocionando y ve que algo sabe o algo le han contado. Cualquier información tiene que servir para elaborar un artículo.

-Y se sabe que hay unos aficionados de aquí y de otras partes, creo que se llaman Calibre .38. Que por cierto, y por si usted no lo sabe, es el calibre de los revólveres de 9 mm., o sea 0.38 pulgadas. Cosas de estos aficionados locos por la novela negra.

-Sí, lo sabía también -contesta el reportero que se extraña de que un viejo marino sepa algo de revólveres y de calibres o incluso de blogs de novela negra.

-Pues eso, que es un proyecto hecho con ilusión por unos aficionados que llevan una revista digital y la colaboración de una editorial vasca, que se llama Erein, y de gente del pueblo. Por lo que he oído, los del Hotelito Casa de Marinos, y la Taberna Plentzia que está ahí enfrente y los de la bodega submarina, esos que se llaman Crusoe Treasure, que será por qué les gusta Robert Louis Stevenson como a mí… -el marino va lanzado, el reportero no puede ni interrumpirle- … y los de la Asociación de Comerciantes y hasta con la colaboración el Museo Plasentina de Butrón, que por cierto amigo ¡no se vaya sin visitarlo porque le va a encantar!

-Descuide que lo visitaré -responde el reportero- porque me encanta la mar. Aunque no sabía ni que Plentzia tuviera museo.

-¡Pues claro que tenemos! -responde raudo el marino sin perder la sonrisa-, está en la calle Goienkale, al lado de la plaza de la Iglesia y cerca de Goñi Portal, el centro cultural de Plentzia, que está justo detrás de la Iglesia y que es donde van a ser los encuentros. Todo en el Casco Viejo.

Se ve que cuando el viejo marino habla de Plentzia se emociona. Habla de casinos, de que Bruma Negra fue casi tan importante como la semana negra de Gijón… El reportero, que conoce bien la villa, sospecha que no tardará en ponerse a hablar de que Plentzia tiene la playa mas maravillosa, que por su ría navego el pirata Matxin y que los plentziarras la llaman “la Perla del Cantábrico”. No tiene tiempo de pensar más, porque el viejo marino continúa emocionado su discurso. Tiene una pipa en la mano pero no la enciende. Al reportero esa pipa le suena, es como la que usaba Sherlock Holmes. Le parece una curiosa coincidencia.

-Y en sólo dos días habrá un poco de todo: el viernes 26 por la tarde una mesa redonda con escritores vascos y otra para hablar de la novela negra y policial y el mar. Apasionante, porque el mar es fuente inagotable de misterio y aventura. Por ejemplo, en Diez Negritos de Agatha Christie el misterio se produce en una isla a la que los protagonistas acceden conducidos por un marino.

Parece que el viejo marino sabe hasta qué va a ofrecer el programa de Bruma Negra. Ya nada le sorprende.

-… y el sábado 27 por la mañana, antes del vermú, podrá asistir a una mesa para hablar de la novela negra en una época muy especial para la historia de Plentzia y de Bilbao, los años de la primera guerra mundial; y otra con las nuevas tendencias de la novela negra contadas por escritores y escritoras nacidos en ciudades de costa, de Galicia a Cataluña pasando por Bizkaia y Gipuzkoa. Igual descubrimos que el salitre y la brisa marina influyen en esta gente y en sus novelas…

El reportero sonríe porque el marino es capaz hasta de hacerle una propuesta turística: no es mala idea quedarse a tomar el vermú y seguir con los encuentros por la tarde.

-Y podrá hasta pasar la mañana en un mercadillo de novela negra que habrá junto a la Iglesia de Santa María Magdalena, aunque nuestra villa venera también a la virgen del Carmen, la patrona del mar. Ve, justo la que está encima de nuestras cabezas protegiendo el puerto, por eso este muelle se llama La Virgen.

Está claro que el mar es un elemento esencial para la pequeña villa marinera. La mañana es fría pero el reportero está a gusto con el viejo. Levanta la vista y ve que por la ría que ve a su frente, salpicada de embarcaciones de todos los tamaños, avanza lentamente la bruma. Una bruma que habrá nacido allí donde la ría termina, junto al castillo de Butrón, y que crea un paisaje de misterio.. una bruma negra.

Y si se queda el sábado 27 por la tarde que es lo que tiene que hacer, podrá conocer al escritor que más ha hecho por la divulgación de la novela negra aquí en Euskadi, José Javier Abasolo. Un escritor multipremiado, versátil, con catorce novelas escritas. Si no conoce a este bilbaíno y toda su obra literaria de novela negra, aquí en Plentzia va a poder conocerla a fondo, que le van a hacer un interrogatorio como los de las películas -prosigue casi sin respirar el marino.

-Y como esto de la novela negra tiene cada vez más manifestaciones, no como en mi época que solo podíamos leer las novelas en papel, pues habrá otra mesa redonda para hablar de cómic y cine y series de televisión y cortometrajes, que aquí el Plentzia tenemos un Festival Internacional de cortos negros que se llama Mikrofilm Short Festival que es internacionalmente conocido, y va a estar también el director del Festival entre otros expertos en la materia.

-Muchas gracias -responde el reportero apabullado por tanta información-, la verdad es que me ha hecho usted el reportaje. Yo sólo sabía que habían convocado un concurso de relatos y poco más.

-Pues eso también. También nos enteraremos el sábado de quién ha ganado ese concurso. Y por aquí se dice que hay gente de Plentzia que ha participado, como en 1992 que el ganador fue un vecino de Plentzia. Y después, si le gusta el rock, tendremos un concierto en la plaza del Asti. Tendrá usted que venir de negro que estos del rock y de la novela negra parece que tienen en común este color. Bueno, y la camiseta de los del club de remo Arkote también. Es curioso porque luego en Sanantolines lo que hay es una verbena blanca y lo que toca es ir de blanco.

El reportero cree que ya tiene información suficiente para el siguiente reporte. Mira la ría y ve que la bruma negra ya se ha disipado. El también negro cormorán despliega sus alas al sol en un pantalán con la satisfacción del trofeo alcanzado tras su larga inmersión. Tal vez es una premonición. Cuando se gira para despedirse del viejo marino ve que ha desaparecido. Cierra su libreta y se encamina al coche. Al pasar junto al Txurrua ve una escultura donde antes le pareció que había un pedestal vacío. Unas cañas de pescar están apoyadas junto a la figura. La figura de un marino. Su perfil le resulta familiar. Lo ha visto en los carteles que anunciando los III Encuentros Bruma Negra están repartidos por la villa. Pero también ha visto esa cara, mucho más envejecida, en algún sitio.

Es lo que tienen los sueños. Permiten imaginar proyectos, ilusiones y hasta entrevistas ficticias. Tal vez Bruma Negra sea también un sueño.

Seguiremos informando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s