Segundo reporte: Que vienen los americanos (1993)

Por Juan Mari Barasorda

Pasar de aficionado a reportero no es tarea fácil, más todavía cuando hay que remontarse a 1993, año en que se celebró la segunda edición de los Encuentros literarios BRUMA NEGRA. Pero el editor-jefe de .38 manda y uno obedece, y gracias a los periódicos de la época que atesora el Museo Plasentia de Butron (es decir, para quienes tienen pendiente la visita a Plentzia, el fantástico Museo de la Villa en el que os guiará David), es fácil imaginarse aquella segunda edición de Bruma Negra.

Las jornadas las coordinó el catalán Manuel Quinto, padre del detective aficionado Buenaventura Pals, que se trajo pocos invitados pero selectos. Andreu Martin repitió su visita de 1992 y volvió a la villa (una villa a la que recordó años más tarde creando el personaje de Kiko Plencia en su novela De todo corazón), esta vez en una mesa sobre literatura juvenil y novela policial (Andreu había ganado en 1988 el Premio Nacional de Literatura Juvenil con No pidas sardina fuera de temporada, una novela que narraba las aventuras de un adolescente aficionado a la investigación detectivesca) con Manuel Quinto que había publicado Sombras blancas, también con un detective juvenil en sus páginas.

El_pr_ncipe_de_la_ciudad-487256866-large

Pero el plato fuerte de aquella edición fue la llegada a Plentzia de los “americanos” (recordando aquel “Os recibimos americanos con alegría…” de Bienvenido Mr. Marshall). David C. Hall, un americano de Wisconsin afincado en Barcelona desde los años 70 y autor años mas tarde de la premiada en Getafe negro Barcelona Skyline y la presencia estelar de Bob Leuci, quien fue miembro de la brigada de narcotráfico de Nueva York e investigó desde dentro las prácticas corruptas de sus compañeros. Su vida inspiró el personaje de Ciello, el policía de El príncipe de la ciudad de Sydney Lumet, película que se proyectó, junto con La conspiración de Dallas, de John McKenzie, durante aquellos encuentros de 1993.

Andreu Martin en su fantástica e imprescindible Cómo escribo novela policiaca de reciente aparición cita a Bob Leuci, tal vez rememorando una conversación que mantuvieron en una “cena negra” que tuvo lugar en aquel lejano 1993 en el recordado Casino de Plentzia, al calificar a la novela policial como una literatura moral que habla del bien y del mal (“…como los viejos cuentos de hadas donde las hadas eran buenas y los brujos eran malos, o al revés…).

008

La repercusión en medios literarios de aquellos II Encuentros de género negro en Plentzia de 1993 auguraba un futuro parejo a la Semana Negra de Gijón, la cita de referencia y única además de Plentzia para los aficionados al género negro… y sin embargo la aventura no tuvo continuidad. Un presupuesto muy elevado y la concurrencia limitada de aficionados (este modesto aficionado-reportero entre ellos) dejó en suspenso una propuesta cultural de apoyo a la literatura y cine negro y policial que desde una pequeña villa marinera sirvió de ejemplo para que otras ciudades, grandes y pequeñas ( Barcelona o Getafe primero, y ahora Alicante, Pamplona, Valencia, Cuenca, Granada….) regalaran a los aficionados la compañía de quienes sueñan, escriben, dirigen o dibujan un mundo que desde Poe, Conan Doyle o Hammet ha evolucionado al compás de la sociedad en la que vivimos.

Así pues, para estar en buena compañía toca visitar Plentzia los días 26 y 27 de junio. ¿Y qué programa nos espera? ¿Qué gente nos hará disfrutar hablando de sus sueños negros y criminales? Pronto lo sabremos.

Seguiremos informando…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s